La ciudad de San Petersburgo (región de Leningrado, Rusia) es un verdadero museo de puentes. Más de 40 islas, 60 ríos y 342 puentes justifican el apelativo de “La Venecia del norte”.

La historia de la antigua capital del imperio Ruso está sólidamente unida a la de sus puentes, los cuales no sólo tienen una importancia fundamental en la estructura y trazado urbano de la ciudad, sino que además conforman una parte significativa de su patrimonio artístico.

La vida social de la ciudad de San Petersburgo también se encuentra atravesada por sus puentes.